El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, perdió hoy la mayoría parlamentaria en la Cámara de los Comunes luego que un diputado de su partido se pasara al Partido Liberal Demócrata, en protesta por la "forma agresiva" con la que Johnson está buscando "un Brexit dañino" para el 31 de octubre próximo.

La situación se dio cuando hoy legisladores opositores británicos, en alianza con conservadores rebeldes, buscaban presentar un proyecto de ley para detener la salida del Reino Unido de la Unión Europea ( UE) sin acuerdo, en medio de una tensa atmósfera política y pese a las advertencias del premier Johnson de convocar elecciones anticipadas si la Cámara de los Comunes avanza en la iniciativa.

En plena sesión parlamentaria, el diputado Philip Lee se levantó para sentarse junto a sus nuevos compañeros de bancada. En la Cámara desde 2010, Lee explicó en un comunicado que el Ejecutivo "está poniendo en peligro las vidas y los hogares innecesariamente y arriesgando sin motivo la integridad de Reino Unido", según informó la agencia de noticias DPA.

"El partido al que me uní en 1992 no es el partido del que me voy hoy", justificó el diputado, que ocupa un escaño en representación de la circunscripción de Bracknell. 

En la nota de renuncia, Lee dijo que "en términos más generales, la estrategia de Johnson está perjudicando la economía, la democracia y el papel del país en el mundo, además de utilizar la manipulación política, el acoso y las mentiras y hacer todo esto de forma deliberada e intencionada".

La renuncia de Lee se produce en momentos de un enfrentamiento con el arco opositor, unido a varios conservadores rebeldes, que rechazan el intento de Johnson de salir del Reino Unido el 31 de octubre, con o sin acuerdo.

En ese escenario, la semana pasada Johnson había logrado que la reina Isabel II aprobara su petición de cerrar el Parlamento entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre. Así, Johnson buscó que la Cámara de los Comunes quedara con un escaso margen de solo dos semanas para intentar evitar un Brexit sin acuerdo, ya que, según lo previsto, la salida británica de la Unión Europea debe darse el último día de ese mes.

Te puede interesar:

 

Mañana, sin embargo, la Justicia del Reino Unido deberá determinar si esta suspensión parlamentaria es legal o no.

Los legisladores buscarán presentar un proyecto de ley para detener esa opción del " Brexit duro" (sin acuerdo) en medio de un tenso clima político y pese a las advertencias del premier de convocar a elecciones anticipadas si la Cámara de los Comunes avanza en la iniciativa.

La maraña de tecnicismos alrededor de cómo el Parlamento pretende detener la maniobra de Johnson, y cómo el primer ministro puede desencadenar una elección general anticipada si lo hace, son tan complejos como toda la saga Brexit.

La estrategia opositora intenta obligar a Johnson a enviar al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, una carta para solicitar una nueva prórroga de tres meses en la fecha de salida, el 31 de enero.