El Gobierno británico relanza los preparativos para la salida efectiva de la Unión Europea, con la puesta en marcha de la campaña "Get Ready for Brexit" y el inicio de la construcción de instalaciones aduaneras para los productos de salida y llegada de la UE.

Según revela 'The Guardian', el Gobierno compró en secreto unos terrenos de 11 hectáreas a 32 kilómetros de Dover, con capacidad para 10.000 camiones con cargamento con destino a Calais. La adquisición del solar y el inicio de las obras dispararon los temores a grandes congestiones en la carretera A2070 y en varios puntos del sur de Inglaterra.

Para aliviar la sobrecarga en Dover, el principal puerto para las mercancías de la UE, el Gobierno construirá nuevos puestos aduaneros en Portsmouth y Holyhead. En tanto que en Belfast, Larne y Warrenpoint, los tres grandes puertos de Irlanda del Norte, habría aduanas internas.