La economía brasileña enfrenta un creciente riesgo de correcciones bajistas para 2022 luego de experimentar un crecimiento del PIB menor que el esperado en el tercer trimestre y sumirse en la incertidumbre por el potencial impacto económico de la nueva variante de coronavirus.

"El principal elemento que sostiene el PIB brasileño es el sector de servicios. El desempeño de este sector probablemente garantizará un crecimiento positivo del PIB este año y también en 2022, pero cualquier factor que lo impacte afectará el desempeño de la economía", dijo al sitio BNamericas Luis Otavio Leal, economista jefe de Banco Alfa. El experto proyecta una expansión de la actividad de 4,8% este año y de 0,5% en 2022.

El sector de servicios representa dos tercios del PIB nacional. En el tercer trimestre, la economía brasileña entró en recesión técnica luego de registrar un segundo trimestre consecutivo de contracción y retroceder 0,1% frente al segundo trimestre y 0,4% entre el primer y el segundo trimestre, según la agencia de estadísticas IBGE. La economía se expandió 4,0% en el tercer trimestre con respecto al mismo período del año pasado.

Preocupaciones

Incluso el sector de servicios estaría en riesgo por la persistente inflación, que ha llevado al Banco Central a subir la tasa monetaria varias veces.

Los riesgos asociados a la variante ómicron del coronavirus en el mundo son otro motivo de preocupación, ya que un aumento de los contagios y muertes podría obligar a los gobiernos a reintroducir medidas de distanciamiento social. 

"Revisaremos nuestro pronóstico para 2022 cuando tengamos información más definitiva sobre la variante ómicron. Pero, y no hace falta decirlo, los riesgos para nuestro pronóstico actual (1,3%) son firmemente bajistas", indicó William Jackson, economista jefe de mercados emergentes de Capital Economics.