La economía brasileña cerrará este año con un crecimiento del 0,98%, según proyecciones de analistas del mercado financiero divulgadas por el Banco Central de Brasil.

Esa previsión aparece en la última edición de 2017 del Boletín Focus, una publicación semanal del Banco Central que incluye una encuesta hecha con expertos de un centenar de entidades financieras privadas sobre el rumbo de la economía nacional.

El crecimiento del 0,98% estimado por los analistas contrasta ligeramente con las últimas previsiones divulgadas por el gobierno de Michel Temer, que ubicaron el crecimiento para este año en un 1,1 por ciento.

En cualquiera de los casos, esos datos parecen confirmar el fin de la aguda recesión en que se sumergió la economía brasileña entre 2015 y 2016, período en el que el producto interno bruto (PIB) del país perdió casi ocho puntos porcentuales.

Para 2018, los analistas indicaron que la economía se expandirá 2,68%, una tasa que también es inferior a la prevista por el Gobierno, que espera un 3 por ciento de crecimiento.