El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil restó importancia al veto anunciado por el presidente de EEUU, Donald Trump, a extranjeros que hayan estado en el país sudamericano en los últimos 14 días como forma de prevenir un aumento de los contagios de coronavirus.

La Cancillería brasileña destacó que "la decisión del Gobierno de EEUU se basó en criterios técnicos, que tienen en cuenta una combinación de factores, como los casos totales, tendencias de crecimiento, volumen de viajes, entre otros", en una comunicación develada por el sitio web Sputnik.

Además, el Ministerio de Exteriores sostuvo que la decisión de suspender temporalmente la entrada de viajeros procedentes de Brasil es similar a las que antes ya suspendieron la entrada de viajeros de otros países afectados por el COVID-19, como China, Irán, el Reino Unido, Irlanda y los países que forman parte del Espacio Schengen de la Unión Europea.

La Cancillería resaltó que la medida no prohíbe vuelos entre EEUU y Brasil ni afecta al flujo comercial entre los dos países, y que además contempla varias excepciones.

También afirma que es similar a la que Brasil ya adoptó "para ciudadanos de todas las nacionalidades, incluyendo estadounidenses" y a otras semejantes tomadas por una amplia gama de países.