El gobierno brasileño recurre al sector inmobiliario para impulsar su estancada economía, ante las severas restricciones fiscales que limitan su capacidad de inversión.

La semana pasada, el Banco Central autorizó a la banca a ofrecer préstamos hipotecarios vinculados a la inflación, medida que llega en un contexto inflacionario benigno en Brasil, publicó el sitio BN Americas.

Después de expandirse 1,1% el año pasado, las proyecciones para la economía brasileña apuntan a un crecimiento de apenas 0,83% este año, según economistas que participan en la encuesta semanal del ente monetario.

La economía está frenada por la falta de fondos del gobierno para invertir en proyectos de largo plazo y la deprimida confianza del sector privado.

El presidente Jair Bolsonaro declaró a la prensa que el país enfrenta una situación financiera muy difícil. "Todo Brasil está en quiebra y los ministros están aterrorizados", manifestó.

El sector de la construcción ahora es considerado por los economistas locales y los dirigentes de la industria como la clave para recuperar la mayor economía de América Latina.

"La reanudación más dinámica de las obras de infraestructura depende de nuevas concesiones y privatizaciones. En cuanto al sector de bienes raíces, sería beneficioso seguir bajando las tasas de interés y facilitar el acceso al crédito", señaló el director de la asociación de empresas constructoras Sinduscon, Odair Senra.

A fines de junio, la industria brasileña de la construcción empleaba a 2,33 millones de trabajadores.

Caixa Econômica Federal, la mayor entidad de créditos hipotecarios de Brasil, pronto ofrecerá hipotecas vinculadas a la inflación con tasas de interés más bajas, anunció su presidente ejecutivo Pedro Guimarães.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos