Pese a los pronósticos optimistas del Gobierno de Brasil en cuanto a la recuperación, el prestigioso centro de estudios económicos Fundación Getúlio Vargas (FGV) estimó que las pérdidas en el sector turístico como consecuencia de la pandemia de coronavirus serán de USD19.869 millones, lo que significa una caída en los ingresos del 39% en 2020.

El Producto Interior Bruto ( PIB) del sector, que equivale el 3,71% del PIB total brasileño, se reducirá desde los R$ 270.800 millones (unos USD51.095 millones de dólares) en 2019 hasta los R$ 165.500 millones (USD31.226 millones) en 2020, lo que supone un descenso del 38,9%, de acuerdo al estudio "Impacto Económico del COVID-19, Propuestas para el turismo brasileño".

En tanto, para el bienio 2020-2021, la FGV prevé unas pérdidas acumuladas de R$ 116.700 millones (unos USD22.018 millones), lo que equivale al 21,5%, con respecto a los ingresos obtenidos en 2019.

La institución consideró que las actividades económicas en Brasil serán interrumpidas por un período total de tres meses (desde mediados de marzo) y que el "reequilibrio de los negocios" y la reactivación del sector deberán durar cerca de 12 meses.

"En el caso del turismo internacional, el período de recuperación podrá llegar a los 18 meses", advierte el informe de la FGV.

Asimismo, los servicios vinculados al mercado de viajes y el sector aéreo figuran entre los "más afectados por la pandemia" del coronavirus, que a la fecha registra un saldo de 2.575 muertos y más de 40.500 casos en Brasil.

Si bien la institución resaltó la importancia de las medidas de aislamiento social adoptadas en los 27 estados brasileños, también consideró que "los daños directos" de dichas medidas a la economía del turismo son "significativos" y se "agravan" a medida que se prolongan las cuarentenas.

Para compensar esa enorme pérdida acumulada en el bienio, se anticipa que el turismo brasileño deberá crecer un promedio de 16,95% al año, tanto en 2022 como en 2023. Para ello, afirmó que deberán ponerse en marcha cuanto antes medidas para "aliviar la presión operacional y preservar los empleos" del sector.

Para ello, afirmó que deberán ponerse en marcha cuanto antes medidas para "aliviar la presión operacional y preservar los empleos" del sector.