Brasil registró este martes nevadas en al menos 13 ciudades de la región de Río Grande do Sul, mientras que en otras seis localidades hubo lluvia helada. El país registra una de las olas de frío más fuertes de su historia, que provocó enormes complicaciones en los cultivos de café y maíz, con posibles retrasos y aumentos en los precios de los alimentos. Según los servicios meteorológicos brasileños, la ola polar se intensificará en los próximos días podría haber temperaturas de más de diez grados bajo cero. 

"Una masa de aire frío invadirá Brasil entre el martes y miércoles y tiene el potencial de ser una de las más intensas de este siglo para llegar al territorio nacional (brasileño) en un escenario climático propicio para eventos de frío extremo", informó MetSul, uno de los principales servicios de información meteorológica del país.

De esta manera, las zonas de Rio Grande do Sul y Sul do Brasil, podrían experimentar una sensación térmica de entre 10 y 20 grados bajo cero, mientras que en lo alto del Morro da Igreja, en Santa Catarina, a 1.800 metros de altitud, la sensación térmica puede oscilar entre -20ºC y -25ºC. Estos son valores peligrosos que incluso pueden causar congelación de la piel y tejido inferior (congelación) de partes expuestas del cuerpo como los dedos.

Las heladas se extendieron por toda la región de Río Grande do Sul

Hasta el momento, ciudades como Pelotas, São Francisco de Paula, Gramado, Carlos Barbosa, Bagé, Herval, Piratini, Caxias do Sul, Marau y Farroupilha registraron nevadas, mientras que Júlio de Castilhos, Nova Petrópolis, Itaara, Tupanciretã, Canguçu y Lavras do Sul tuvieron lluvia congelada, informó G1.

Según meteorólogos, la lluvia helada y la nieve son fenómenos diferentes. En el caso de la nieve, se trata de una precipitación de cristales de hielo translúcidos y blancos, formados por la congelación del vapor de agua suspendido en la atmósfera, generalmente en forma hexagonal. La lluvia helada, por otro lado, suele preceder a las nevadas y se asemeja a un pequeño granizo, que cae y salta y puede hacer ruido.

Problemas múltiples de una nevada histórica

Las heladas, la nieve y las lluvias heladas no tenían esta intensidad desde 2013, aunque, según especialistas, los registros podrían superar a los de ese año. Aunque muchas familias disfrutaron de jugar en la nieve y miles de personas subieron videos a las redes sociales, no todo es positivo en el invierno. 

En primer lugar, muchos gobiernos locales debieron reforzar la asistencia a las personas que viven en la calle y abrir estadios o clubes para que puedan pasar la noche allí. Esto, además, implicó que el Ejército proveyera camas y se tuvieran que destinar fondos públicos a  comidas, bebidas calientes, kits de higiene, pruebas diagnósticas para el coronavirus (Covid-19) y espacios para mascotas. 

Por otra parte, las mayores preocupaciones están relacionadas con la agricultura, que podría provocar un aumento en los precios de los alimentos, así como un retraso en la cosecha. Brasil es el mayor exportador del maíz safrinha y uno de los mayores exportadores de café, ambos producidos en las regiones más afectadas por la ola polar.

“En el período del 29/07 al 01/08, se sigue manteniendo el pronóstico de que el aire frío predominará en todo el Centro-Sur del país y suroeste de la Amazonia Legal. El 30 de julio, el aire frío también avanzará hacia el sur de Bahía y otras zonas del interior de la Región Nordeste (la temperatura desciende entre 6 ° C y 4 ° C, especialmente en las zonas de mayor altitud) ”, alertó el Instituto Nacional de Meteorología de Brasil (Inmet) en una nota difundida por Agencia Brasil.

Las nevadas podrías seguir en los próximos días

La nieve podría llegar al Río de la Plata

Con la ola polar de Brasil en pleno esplendor, la provincia de Buenos Aires amaneció con una considerable baja en las temperaturas. Según alertan meteorólogos, algunos distritos bonaerenses podrían tener nieve en los próximos días. De hecho, Balcarce y sus localidades vecinas ya tuvieron nieve en la mañana de este martes, y los próximos días podría pasar algo similar. 

"Es muy probable que nieve en la zona de las sierras bonaerenses", pronosticó el meteorólogo Horacio Sarochar a TSN Necochea. Sin embargo, es "bajísima" la posibilidad que nieve en la zona del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) ya que "hay muy poca humedad en el aire". Sí podrían haber "lluvias aisladas" y hasta una probable aguanieve. Se espera que las temperaturas mínimas estén entre los -6 °C y los 6 °C, mientras que las máximas oscilarán entre los 10 °C y los 17 °C.

Por otro lado, desde este martes y hasta el sábado 31 de julio Uruguay está bajo una alerta de frío polar que emitió el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet). Según comunicó la entidad, en las últimas horas se había incerementado "la probabilidad de ocurrencia de aguanieve (nieve derretida) e incluso algunos copos de nieve en las zonas altas de Maldonado-Lavalleja".

"Lo previsto, chaparrones con graupel en localidades del sur y este. El graupel es similar a un pequeño granizo blando, y es común en situaciones de irrupción de aire muy frío y húmedo. Son parte de las precipitaciones invernales de Uruguay", compartió el Inumet en sus redes sociales junto a imágenes que mostraban el frío. También pronostican “otros tipos de precipitaciones invernales como aguanieve (granizo blanco o gránulos de nieve) y lluvia helada (hielo)” en distintos puntos del país.