El programa Bolsa Familia en Brasil, que fuera creado por el entonces presidente Lula da Silva, será reemplazado a partir de este mes por el Auxilio Brasil, elaborado por el actual mandatario Jair Bolsonaro como una herramienta para recuperar la popularidad perdida por su mal manejo de la pandemia de coronavirus.

El Bolsa Familia ponía como condiciones la escolarización de los niños, tener la cartilla de vacunación al día y priorizaba a las mujeres como responsables del beneficio financiero, y fue considerado un modelo a nivel mundial en la erradicación de la pobreza.

La eliminación del Bolsa Familia había sido un caballito de batalla de Bolsonaro en su campaña para la presidencia, pero la llegada de la pandemia lo forzó a a dar un giro de 180º a su discurso contrario a los programas sociales, para poner en marcha una ayuda de emergencia a los más vulnerables, que terminó también este mes, disparando de nuevo los niveles de pobreza y pobreza extrema.

No obstante, el Auxilio Brasil solo estará vigente hasta después de las elecciones presidenciales de octubre de 2022, lo que pone un gran interrogante sobre lo que pasará con las 14,6 millones de familias que actualmente perciben el Bolsa Familia.

Incógnitas

El primer pago de Auxilio Brasil está previsto para el 17 de noviembre, pero a estas alturas llueven las incertidumbres sobre su financiación y posibles riesgos fiscales.

Una de las grandes diferencias es que el nuevo programa solo estará vigente hasta después de las elecciones presidenciales de octubre de 2022, lo que sume a cerca de 14,6 millones de familias que hasta ahora han recibido Bolsa Familia en un mar de incógnitas.

"Eso va a generar gran inseguridad porque en diciembre de 2022, el Gobierno se volverá a encontrar nuevamente con ese dilema. Y con el problema adicional de que la gestión [del programa] podrá cambiar por las elecciones (...) quien esté saliendo u entrando no tendrá tiempo hábil para cambiarlo", explicó recientemente en una mesa redonda el investigador Manoel Pires, señala el sitio web RTenespañol.

Se espera que en diciembre se beneficien 17 millones de familias en situación de pobreza o de pobreza extrema, 2,4 millones más que las actuales, y el Gobierno tiene previsto ofrecer 400 reales (unos 73 dólares) por mes, frente a los 189 reales (unos 34 dólares) de Bolsa Familia, según anunció Bolsonaro.

Gastos

Para poder concretar ese anuncio, la Cámara de Diputados aprobó la semana pasada un proyecto de enmienda constitucional con el que se postergará el pago de deudas judiciales que el Poder Ejecutivo tiene con terceros y modificar el llamado "techo de gasto", el dispositivo que desde 2017 limita la ampliación del gasto público a la inflación.

De aprobarse en el Senado, el Gobierno tendrá cerca de 90.000 millones de reales (unos 16.400 millones de dólares) del presupuesto de 2022 para financiar el programa Auxilio Brasil.

El pasado mes de octubre, el ministro de Economía, Paulo Guedes, anunció que podrían ejecutarse unos 5.300 millones de dólares "fuera del techo de gastos" para impulsar los programas de ayudas directas a la población con menores recursos.

Su declaración provocó la dimisión de altos funcionarios del Gobierno, una caída en la bolsa y un repunte del dólar frente al real brasileño.