Brasil va camino a violar su regla clave de "límite de gasto" en un 2% del Producto Interno Bruto este año, advirtieron economistas de Citi, prediciendo que el gobierno flexibilizará significativamente la política fiscal para abordar la pandemia.

El tope limita el crecimiento del gasto público a la tasa de inflación del año anterior y se la considera la regla fiscal más importante del gobierno, un compromiso a largo plazo de reducir la deuda y el déficit, informó la agencia Reuters.

Los funcionarios del gobierno insisten en que no se superará el límite. Pero la preocupación de los inversores de que eso ocurra ha hecho que las primas de riesgo en los activos brasileños suban considerablemente, lo que ha provocado una curva de rendimiento pronunciada y un tipo de cambio débil.

En una nota titulada "Prepárense, se avecina una mayor relajación fiscal", los economistas de Citi dijeron que ahora esperan que el gobierno supere el límite en 158.000 millones de reales (28.500 millones de dólares), lo que equivale al 2% del PIB. Su pronóstico anterior era de una brecha del 1% del PIB.

La cifra estará compuesta principalmente por 71.000 millones de reales de "medidas no recurrentes de tope de gasto adicional", como transferencias de efectivo de emergencia y vacunas, y 62.000 millones de reales de ayuda para los estados, esquemas de protección del empleo y programas de crédito.

Es probable que este gasto adicional sea financiado por el gobierno aprobando "créditos extraordinarios" o estableciendo un "estado de calamidad" más abierto, dijeron los economistas.