Brasil suspendió hoy las exportaciones de carne vacuna a China tras haber detectado dos casos de "vaca loca", uno en un matadero de Belo Horizonte y otro en uno de Mato Grosso, según confirmó el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento del país. 

Se trata de unas variantes de la clásica Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB). El organismo oficial informó que son el cuarto y quinto caso de esta cepa atípica notificados en más de 23 años y que " Brasil nunca ha registrado la ocurriencia de un caso de EEB clásico". 

La exportación se supenderá hasta que los estudios tanto del país que gobierna Jair Bolsonaro como de China demuestren que la enfermedad está controlada y no está siendo transmitida a otros animales. 

En ese sentido, ante la alerta, el Ministerio aclaró que "todas las acciones de mitigación de riesgos sanitarios se concluyeron incluso antes de la emisión del resultado final por parte del laboratorio de referencia de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), en Alberta, Canadá. Por lo tanto, no hay riesgo para la salud humana y animal".

Cómo afecta a Argentina la enfermedad de vaca loca

Al retirarse Brasil temporalmente del mercado de carne vacuna, Argentina podría tener mayor espacio para expandirse. La situación se da durante un momento de tensión con el Gobierno por el llamado "cepo a la carne" que denuncian algunos sectores del campo y la oposición. 

A pesar del descontento, el ministro de Desarrollo Productivo había dementido que exista porque "no están prohibidas las exportaciones" y enfatizó que lo que se está haciendo desde el Gobierno es "armonizar la demanda interna para que el precio deje de subir". 

Publicado el 22 de julio, el decreto determina el máximo de toneladas mensuales que pueden venderse en el exterior, limitadas al 50% en el período julio-diciembre de 2020 inclusive.