El superávit comercial de Brasil este año podría superar el superávit récord de 61.400 millones de dólares del 2021, aunque lejos de lo previsto por economistas a principios de año, debido al aumento de combustibles y fertilizantes importados que compensarán las fuertes exportaciones de otras materias primas.

Así se desprende de opiniones de economistas privados y un responsable del Ministerio de Economía citadas por la agencia Reuters.

El funcionario, que pidió permanecer en el anonimato para hablar del análisis confidencial del ministerio, dijo que el superávit comercial de Brasil este año va camino de no alcanzar los 81.500 millones de dólares previstos anteriormente, pero sí podría superar el superávit récord de 61.400 millones de dólares del año pasado.

Revisión

Las expectativas del mercado se habían mantenido desde abril en torno a un superávit de 70.000 millones de dólares, según el promedio de previsiones de una encuesta semanal del banco central entre economistas, pero las perspectivas se redujeron en el último mes para situarse en torno a los 66.000 millones de dólares.

Leonardo Costa, economista de Asa Investments, dijo que las fuertes importaciones de combustible lo obligarán a revisar a la baja su anterior estimación de un superávit de 72.000 millones de dólares este año. "Además de ser un exportador de petróleo relevante, Brasil es muy dependiente de sus derivados (importados)", señaló.

El Ministerio de Economía actualizará su previsión de la balanza comercial a principios de octubre.

Alivio

"Las exportaciones están creciendo como esperábamos. El año pasado exportamos 280.000 millones de dólares, este año creemos que llegarán a 350.000 millones (...) Lo que está despegando son las importaciones", dijo la fuente del ministerio, y lo atribuyó al aumento de los precios de los combustibles y los fertilizantes.

La ralentización de la construcción en China también está afectando a la demanda de mineral de hierro, según Rafaela Vitoria, economista jefe del Banco Inter, lo que afectará a las exportaciones brasileñas.

Sin embargo, Brasil puede ver un poco de alivio en las importaciones de energía en la segunda mitad de este año en comparación con finales de 2021, cuando una sequía golpeó la generación de energía hidroeléctrica, lo que provocó un aumento de las importaciones de gas natural.