Brasil y Perú, los dos países con más casos de coronavirus en América Latina, iniciarán ensayos clínicos en sus habitantes de vacunas para prevenir la enfermedad Covid-19 de distintos laboratorios, que se encuentran en la última fase de prueba antes de ser autorizadas para su producción y distribución.

Ambos países tienen una situación muy delicada en relación al coronavirus: Brasil es el segundo con más casos y muertos del mundo, detrás de Estados Unidos. Perú ocupa el sexto lugar a nivel mundial en cuanto a cantidad de contagios y el noveno en relación a las muertes.

El Gobierno de Brasil autorizó hoy a la multinacional de origen belga Janssen Pharmacéutica, del grupo Johnson&Johnson, a realizar ensayos en brasileños para desarrollar una vacuna contra el nuevo coronavirus, que está en la última y tercera fase.

El Diario Oficial de la Unión, como se llama el Boletín Oficial brasileño, informó que la luz verde la dio la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), el órgano regulador brasileño. De esta forma, ya son cuatro las vacunas con autorización para realizar ensayos en el país: la de Johnson&Johnson se suma a la desarrollada por la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca, la del laboratorio privado chino SInovac Biotech y la germano-estadounidense de BioNTech/Pfizer.

De acuerdo a lo informado por la farmacéutica Janssen, 7 mil brasileños mayores de 18 años serán reclutados en los estados de San Pablo, Minas Gerais, Paraná, Río de Janeiro, Río Grande do Norte y Río Grande do Sul.

Por su parte, Perú realizará ensayos clínicos con vacunas que se encuentran en las últimas fases del desarrollo y podría comenzar a aplicarla a la población durante el primer semestre de 2021, informaron fuentes oficiales.

"En estos momentos, ninguna de las ocho vacunas más adelantadas ha culminado la fase 3. Se estima que esta etapa debe finalizar entre octubre y diciembre", resaltó el viceministro de Salud Pública, Luis Suárez.

Según el comunicado difundido ayer por el Ministerio de Salud, estas pruebas permitirán que Perú, el país que registra la segunda tasa más alta de defunciones en relación con la población, con 82 fallecidos por cada 100.000 habitantes, reciba donaciones de los antídotos a precios especiales.

Asimismo, Suárez confió en que el país pueda tener la vacuna lista para aplicarla entre el primer y segundo trimestre de 2021, citó la agencia de noticias EFE, pero enfatizó que "antes de la producción en masa, las vacunas deben obtener la aprobación de organismos reguladores como la FDA ( Estados Unidos)".

El acuerdo con alguno de los laboratorios que lideran la carrera para sacar una vacuna podría anunciarse a fines de agosto, anticipó Carlos Neuhaus, portavoz del Comando Vacuna, un grupo de expertos creado por el Gobierno para establecer los contactos con los laboratorios y universidades.

La carrera internacional por la vacuna tiene uno de sus capítulos en Brasil, donde se acumulan más de 3,3 millones de casos positivos y más de 108 mil fallecidos.  Perú también está atravesando uno de los momentos más difíciles en lo que va de la pandemia tras superar el medio millón de contagios de coronavirus y más de un cuarto de defunciones. A la fecha, y desde el primer caso anunciado, el país acumulaba más de 541.000 contagios de la Covid-19 y más de 26.000 muertes.

La vacuna de Oxford está siendo probada en 9.000 brasileños mediante un acuerdo con la Universidad Federal de Sao Paulo y el Ministerio de Salud, y para la cual el presidente Jair Bolsonaro liberó unos 367 millones de dólares con el objetivo de producirla en el centro laboratorial público Fiocruz.

La china Sinovac está siendo probada en el Instituto Butantan, mayor fábrica de vacunas pública de América Latina, con un convenció con el estado de Sao Paulo y según las autoridades puede estar lista para enero de 2021.

El estado de Paraná, fronterizo con Misiones, firmó un memorándum de entendimiento con Rusia para desarrollar la vacuna anunciada por el presidente Vladimir Putin, pero que en Brasil debe pasar por una serie de ensayos en humanos en lo que es su fase 3, una vez que lo autorice la Anvisa.

En Perú, además de estimar que se vacunará a 20 millones de personas, es decir un 65% de la población, el Comando Vacuna sostuvo que el precio será de costo y podría rondar entre 5 y 30 dólares.

Sin embargo, esta no es la única solución que contempla el gobierno de Martín Vizcarra, ya que también garantizó un antídoto para el 20% de la población a través de Covax Facility, un mecanismo multilateral para acelerar el desarrollo de una solución contra el coronavirus, que tiene siete vacunas candidatas que utilizan cuatro tecnologías distintas y ya firmó convenio con dos fabricantes. Para ello, deberán desembolsarse 20 millones de dólares, informó el primer ministro, Walter Martos.

Paralelamente, la Federación Médica Peruana anunció para la próxima semana una huelga por 48 horas como modo de protesta por el presupuesto para el sector de la salud, el reglamento sobre las facultades del Ministerio de Salud en las regiones y las condiciones de nombramiento y ascenso de médicos en los hospitales estatales, entre más.