Los británicos podrán ir de vacaciones a varios destinos mayormente europeos desde la semana próxima, pero no se permitirá viajar a Estados Unidos y Sudamérica al menos hasta diciembre, según acuerdos en los que trabaja el gobierno del primer ministro británico Boris Johnson.

El líder conservador está tratando de acordar puentes aéreos con diez países europeos, entre ellos Francia, España, Italia, Grecia y Turquía sin la necesidad de una cuarentena de 14 días, según informó el diario Mail Online.

También Alemania, Austria, Bélgica, Países Bajos, Gibraltar y Bermudas están incluidos en la lista de destinos que el gobierno considerará "seguros".

El ministro de Transporte, Grant Shapps, dijo que se anunciarían "puentes aéreos" libres de cuarentena a los países que realicen test de coronavirus y tengan un sistema de rastreo comparable al del Reino Unido.

Según el funcionario, la introducción de puentes aéreos es una "prioridad" y agregó que comprende los problemas que está atravesando la industria de la aviación.

En el Reino Unido, desde el 8 de junio, todos los pasajeros, salvo algunas exenciones, son obligados a aislarse durante 14 días cuando llegan al territorio británico.

Las personas que no cumplan pueden recibir una multa de 1.000 libras en Inglaterra.

El Reino Unido se encuentra además a punto de ingresar en la última fase de alivio de la cuarentena, con la reapertura el 4 de julio de restaurantes, bares y pubs, además de salas de conciertos y gimnasios al aire libre, entre otros servicios.