El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, anunció que la semana que viene buscará acordar en el Congreso una "última y definitiva" prórroga de 15 días de las medidas excepcionales adoptadas para contener la propagación de la pandemia de coronavirus.

La nueva prórroga, que se extendería desde el 8 al 21 de junio y sería la sexta desde el 14 de marzo, será mucho más liviana y "distinta" en cuanto las medidas, y estará gestionada por los gobiernos regionales, anticipó Sánchez en una aparición televisiva.

"Ellos podrán contar con el respaldo del gobierno de España y de sus especialistas sanitarios. En manos del gobierno (central) solo quedará la regulación de la movilidad", precisó.

A pesar de que el regreso a la normalidad está cada día más cerca, tras el fuerte impacto de la pandemia, Sánchez volvió a apelar a la "prudencia" y a la "responsabilidad individual", ya que el virus "sigue acechando y es una amenaza gravísima".

"No podemos olvidar el sacrificio de todos durante el confinamiento, el trabajo de los sanitarios y las miles de vidas que se ha llevado el Covid-19", remarcó.

La última presentación que hizo Sánchez ante el Congreso, le implicó al presidente español una ardua negociación que incluyó un acuerdo con los liberales de Ciudadanos y los nacionalistas vascos, pero dejó al margen a los independentista catalanes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), una coalición que había facilitado su asunción a la presidencia.

Por ello, la discusión de esta semana en el Congreso podría reordenar las alianzas del mandatario socialista.