La confianza de los consumidores en Brasil cayó por segundo mes consecutivo en noviembre, reflejo de la incertidumbre relacionada con la pandemia, que ha vuelto a dispararse en el país,  informaron fuentes económicas.

El Índice de Confianza del Consumidor, medido por el centro de estudios de la Fundación Getulio Vargas (FGV), se situó en 81,7 puntos en noviembre, una caída de 0,7 puntos sobre el mes anterior.

El indicador ya había caído 1,0 puntos en octubre sobre septiembre, lo que para la FGV, evidencia el empeoramiento de la situación actual del país, como consecuencia del coronavirus y de los anuncios del Gobierno de Jair Bolsonaro de frenar el próximo año las ayudas que venía otorgando a los más necesitados por la pandemia.

"El resultado refleja la creciente incertidumbre relacionada con la pandemia y su impacto potencial en la economía. Con el probable final del período de beneficios por la emergencia, muchos consumidores que perdieron sus trabajos este año buscarán regresar al mercado laboral en momentos en el que las empresas aún están posponiendo las contrataciones o despidiendo gente", señaló Viviane Seda Bittencourt, coordinadora del estudio, citada en un comunicado.

Pese a que los más necesitados serán los más afectados en caso de frenarse el subsidio, la situación preocupó más a las personas que tienen mayores ingresos en Brasil.

Según el estudio, los brasileños que más ganan en el gigante suramericano son pesimistas sobre el futuro de la economía y las finanzas familiares.

Con más de 170.000 muertos y 6,1 millones de infectados, Brasil es el segundo país del mundo con más muertos por COVID-19, detrás de Estados Unidos, y el tercero en número de contagios, después de EE.UU. e India.