El índice de confianza del consumidor en EEUU se redujo en junio por segundo mes consecutivo, hasta situarse en el 98,7, su nivel más bajo desde febrero de 2021.

Para los expertos de Oxford Economics, este dato indica que "la inflación continúa impulsando lecturas de confianza pesimistas, pero una perspectiva relativamente sólida del mercado laboral ha impedido un deterioro más agudo".

"Los consumidores son cada vez más pesimistas sobre el estado actual de la economía", agrega Oxford Economics, ya que el índice de situación actual ha bajado 0,3 puntos hasta situarse en el 147,1 informa el sitio Bolsamania.

Riesgo creciente

The Conference Board, que elabora el índice, señaló que "las expectativas han caído ahora muy por debajo de una lectura de 80, lo que sugiere un crecimiento más débil en la segunda mitad de 2022, así como un riesgo creciente de recesión para finales de año", dijo Lynn Franco, directora senior de indicadores económicos de la entidad en Washington.

En tanto, el índice de expectativas, que refleja las perspectivas de los consumidores sobre los ingresos, las empresas y el mercado laboral a corto plazo, cayó de un modo mucho más pronunciado, 10,3 puntos, para situarse en el 66,4, la caída más fuerte en un mes desde febrero y el nivel más bajo desde marzo de 2013.

"Este índice es mucho más sensible a los movimientos en los precios de las acciones y los combustibles", señalaron desde Pantheon Macroeconomics.

Freno al gasto

En este punto, Oxford Economics resaltó que "el mayor pesimismo de los consumidores apunta a un aumento de los riesgos de recesión en la última parte del año, ya que la inflación sigue siendo alta, las tasas de interés continúan subiendo y las tensiones geopolíticas en Europa mantienen elevada la incertidumbre".

No obstante, puntualizan que "si bien vemos sólidos fundamentos económicos que impiden que la economía estadounidense caiga en recesión este año, el continuo deterioro de la confianza de los hogares puede desembocar en un gasto de los consumidores más débil de lo esperado que podría detener la expansión".

Para Pantheon Macroeconomics, el índice del consumidor es un dato "muy sensible a los precios de la gasolina y los alimentos, y pronto alcanzará su punto máximo", así que "en este punto, vemos pocas señales de que los consumidores estén cediendo, aunque es probable que la tasa de crecimiento del gasto se esté desacelerando".