Camioneros de transporte de cargas protagonizan desde primeras horas de hoy una jornada de paro en Brasil para rechazar la política de precios de los combustibles, así como también para exigir que se cumplan las tarifas mínimas de cargas por carretera y se conceda la jubilación especial luego de 25 años de labor.

La protesta es convocada por el Consejo Nacional de Transporte de Carga por Carretera (Cntrc), la Asociación Brasileña de Conductores de Vehículos Motorizados (Abrava) y la Confederación Nacional de Trabajadores del Transporte y la Logística (Cnttl).

El presidente de la Cntrc, Plínio Dias, declaró a medios locales que el incremento del precio de los combustibles por la estatal Petrobras provoca el aumento de los costos de operación de los transportes y, por consiguiente, de los artículos de primera necesidad.

De acuerdo con informaciones difundidas por la Cnttl a través de las redes sociales, camioneros paralizaron sus labores en Ijuí (Río Grande del Sur) y en los puertos de Santos (São Paulo) y Salvador (Bahía).

Represión

Videos compartidos en las redes sociales muestran que en el puerto de Santos la policía empleó gas lacrimógeno contra los manifestantes. Además, amenazó con disparar balas de goma, informa el sitio de Telesurtv.

En un parte emitido a las 07H00 hora local, la Policía Federal de Carreteras identificó dos puntos de concentración de manifestantes en Goiás y Río de Janeiro. Informó que había dispersado otros dos y aseguró que “no hay constancia de ningún bloqueo parcial o total en las carreteras federales”.

La víspera, el Sindicato de Transportistas Autónomos por Carretera de Mercancías en Baixada Santista (estado de São Paulo) y Vale do Ribeira (sur de São Paulo) informó que respaldaría la protesta.

El paro no es apoyado en cambio por la Confederación Nacional de Transportistas Autónomos (CNTA), la Federación de Empresas de Transporte de Paraná (Fetranspar), la Confederación Nacional de Transportes (CNT) y el Sindicato de Transportistas de Combustibles y Derivados del Petróleo del Estado de Minas Gerais (Sindtanque-MG).

Traicionados

Los camioneros señalan que otro detonante de la protesta fueron las declaraciones emitidas días atrás por el ministro de Infraestructura, Tarcísio Gomes de Freitas, designado negociador con el gremio.

El funcionario dudó que hubiera paro general. Expresó que el Ejecutivo no puede regular el mercado y que los camioneros deben aceptar la suba de los precios y cargarla a los clientes, lo que aquellos interpretan como un ataque a los trabajadores y sus familias.

Los líderes de los camioneros recuerdan que apoyaron al presidente Jair Bolsonaro en las elecciones de 2018. Subrayan que han aplazado reiteradamente el paro en espera de respuestas del Gobierno, pero ahora se sienten traicionados por su aversión al diálogo.

De acuerdo con medios de prensa, Petrobras sigue los precios internacionales del petróleo y ya ha reajustado los precios del diésel 12 veces en 2021 (con nueve aumentos y tres reducciones). En los últimos 12 meses el precio del diésel ha subido más de un 30 por ciento.