La provincia canadiense de Ontario (centro este) levantará la orden existente de quedarse en casa inducida por el covid-19 para la ciudad de Toronto, una región vecina y una región remota del norte a partir del próximo lunes, informó el viernes el Gobierno provincial.

Sin embargo, Toronto y la vecina región de Peel permanecerán en la zona "gris" de las medidas de salud pública, lo que significa que ambas permanecerán cerradas​​​.

Si bien la decisión fue recibida con tibia aprobación por parte de la Federación Canadiense de Empresas Independientes (CFIB, por su sigla en inglés), el grupo de defensa dijo que el anuncio no llega lo suficientemente lejos.

"El lunes marcará el primer día en que todos los minoristas de Ontario podrán reabrir desde fines de noviembre y será el final de la vergonzosa política de preferencias de 'caja grande' de Ontario", dice un comunicado emitido por el presidente y director ejecutivo de CFIB, Dan Kelly.

Sin embargo, advierte que "demasiados negocios permanecen completamente cerrados; el 8 de marzo, los salones de belleza y manicura de Toronto habrán estado cerrados por más de 200 días, los gimnasios por más de 270 y las cenas bajo techo por 280 y todavía no tienen un plazo para atender a un solo cliente adentro".

Las órdenes de cierre persistentes en Canadá, en combinación con un despliegue federal de vacunas decepcionante, han provocado frustración entre los cientos de propietarios de empresas, que se han visto obligados a cerrar sus puertas.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19