El Govern de  Cataluña decidió prorrogar 10 días más el cierre de bares y restaurantes para seguir reduciendo las cifras de contagios de coronavirus y aligerar la presión sanitaria.

Así lo anunció la consejera de Salud Alba Vergés en rueda de prensa, que agregó que también los teatros y gimnasios permanecerán cerrados, por lo menos hasta el domingo 22 de noviembre a las 00:00 horas. En cambio podrán abrir, los negocios de “contacto físico cercano como centros de estética, de masaje y de servicios sanitarios", aunque sólo se podrá atender un cliente por profesional.

Vergés argumentó que la “curva está bajando pero el riesgo de rebrote sigue muy alto”, que la “tendencia es buena”, y que se está en “el camino correcto, pero que todavía no es suficiente”. La consejera ha recordado que hay 583 pacientes ingresados en las UCI, una cifra que está “muy por encima de los 300 que puede sostener el sistema” sin que éste quede afectado en el tratamiento de otras patologías no Covid.

La funcionaria agregó que que se establecerá una limitación de 100 personas en los centros de culto “que se suma a la limitación actual de la capacidad a un 30%”.

Una vez superada esta nueva prórroga de 10 días Vergés anunció la aplicación de un “plan de retorno de la actividad afectada”. Los primeros en recuperar la actividad serán los de “menor riesgo que se hacen al aire libre, como las terrazas de la restauración”.

También se prorrogan hasta el 22 de noviembre el confinamiento perimetral diario de Catalunya, el municipal de fin de semana y el toque de queda nocturno, que podría llegar a estar vigente “hasta el final de la pandemia”.