El gobierno de Cataluña ordenó el confinamiento total en Lleida ciudad y otros siete municipios de la comarca del Segrià, a causa de un brote de coronavirus descontrolado en esa área catalana. "La población tiene que quedarse en casa excepto para trabajar" y otras gestiones como ir al banco, a comprar alimentos o a cuidar de una persona enferma, informó la consellera de Salut, Alba Vergés, en una rueda de prensa conjunta junto al conseller de Interior, Miquel Buch .

Los municipios afectados per la medida, de los que no se podrá entrar ni salir a partir de esta medianoche, son Lleida, Alcarràs, Soses, Seròs, Aitona, La Granja d'Escarp, Massalcoreig y Torres de Segre, con un total de 200.000 habitantes según se informó.

“La población tendrá que quedarse en casa excepto para ir a trabajar cuando no se pueda hacer teletrabajo”, anunció en rueda de prensa la consejera de Sanidad del Gobierno catalán, Alba Vergés.

Como ya ocurrió durante el confinamiento decretado a nivel nacional en el mes de marzo, los ciudadanos también podrá salir de casa para asistir a centros sanitarios, atender a personas mayores o vulnerables y acceder a establecimientos en los que comprar alimentos.

Del mismo modo, quedan suspendidas todas las actividades de hostelería y restauración, con excepción de los servicios de reparto a domicilio.