La producción de las fábricas estadounidenses sufrió en septiembre su mayor caída en siete meses, ya que la escasez mundial de semiconductores redujo la producción de vehículos, lo que llevó al descenso de 0,7 por ciento.

En tanto que los datos de agosto publicados en un informe de la Reserva Federal (Fed) fueron revisados a la baja para mostrar un retroceso del 0,4%, en lugar de un aumento del 0,2% que se había informado, de acuerdo con la agencia Reuters.

La producción manufacturera del mes pasado también se vio mermada por los efectos persistentes del huracán Ida, que interrumpió gravemente la producción en las minas.

El informe de la Fed se conoció tras datos de la semana pasada que mostraron un sólido aumento de la inflación en septiembre. Si bien las ventas al por menor crecieron el mes pasado, reflejaron en parte el alza de los precios de los vehículos de motor.

Expectativas

"Aunque los efectos del huracán y del clima se desvanecerán, la escasez de mano de obra y de productos sigue empeorando, lo que seguirá pesando sobre la producción manufacturera en los próximos meses y trimestres", dijo Michael Pearce, economista principal de Capital Economics en Nueva York.

Los economistas encuestados por Reuters habían previsto que la producción manufacturera subiría un 0,1% en septiembre.

La producción de las fábricas de automóviles cayó un 7,2%, tras haber disminuido un 3,2% en agosto. La escasez mundial de microchips está obligando a las compañías a reducir la fabricación. Hay además falta de trabajadores en los puertos, lo que está causando congestión y retrasando la entrega de materias primas.

Excluyendo los automóviles, la producción manufacturera cayó un 0,3 por ciento. La Reserva Federal dijo que los efectos persistentes del huracán Ida, que devastó la producción de energía en alta mar de Estados Unidos a finales de agosto, contribuyeron en 0,3 puntos porcentuales a la caída de las manufacturas.

Combinación

La producción de bienes de consumo cayó un 1,9% el mes pasado. Sin embargo, aumentó la de metales primarios y equipos eléctricos, electrodomésticos y componentes, así como también de muebles y productos relacionados.

En tanto que la de bienes no duraderos cayó un 1,0%, con grandes descensos en los productos químicos, el petróleo y el carbón.

La escasez de vehículos de motor contribuyó a la aceleración de la inflación en septiembre y favoreció las ventas minoristas. La poca disponibil idad de automóviles también está frustrando los esfuerzos por reponer inventarios.

La combinación de una mayor inflación, que está recortando el gasto de los consumidores, y la baja acumulación de inventarios ha llevado a los economistas a anticipar que el crecimiento económico se ralentizará bruscamente en el tercer trimestre.