La derechista Liga Norte italiana y el Movimiento Cinco Estrellas terminaron ayer las negociaciones para un programa de gobierno común que incluirá, entre otros puntos, un pedido de revisión de los tratados de la Unión Europea y la finalización de las sanciones a Rusia.

"Cuando terminamos hubo aplausos y nos abrazamos todos", planteó el jefe de comunicaciones del Cinco Estrellas, Roco Cassalino, al confirmar a la prensa la finalización de las reuniones técnicas entre las dos fuerzas para el programa del gobierno que intentarán formar la semana próxima.

En ese sentido, si bien resta acordar "seis líneas", las 40 páginas del programa que le entregarán en los próximos días al presidente Sergio Mattarella contiene varias de las promesas de campaña de los dos partidos más votados en las elecciones de marzo pasado.

Así, la versión aggiornada a las 18 del martes que publican los diarios La Stampa y Repubblica, incluye la la suspensión de las sanciones a Rusia, el pedido de rediscutir los vínculos con Bruselas y la facilitación de repatriar a los inmigrantes irregulares.

También aparece un pedido de impuesto a las jubilaciones mayores a los 5 mil euros, y el "ingreso por ciudadanía"; uno de los ejes de la campaña del Cinco Estrellas, que prevé asignaciones a los desocupados o los ocupados que ganen menos de 780 euros al mes.

Ayer, el líder de la Liga Norte Matteo Salvini había planteado la centralidad de la cuestión migratoria en el eventual gobierno común, sobre el que aún resta decidir el nombre del primer ministro.

"Un miembro de la Liga en el ministerio del Interior sería una garantía para repatriaciones y expulsiones", afirmó Salvini, a través de una transmisión en directo por Facebook.