En medio de una creciente tensión social en Chile, millones de ciudadanos podrán acudir el próximo domingo a las urnas para elegir si quieren mantener la actual constitución, heredada de la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet (1973-1990), o redactar una nueva, para incluir mayores reivindicaciones políticas, sociales y cambiar el actual modelo económico.

El país vive desde hace más de un año una grave crisis social, que comenzó en octubre de 2019 con marchas multitudinarias y enfrentamientos entre manifestantes y Carabineros (Policía) y fuerzas militares, que dejaron miles de heridos, una treintena de muertos y pusieron en jaque al Gobierno de Sebastián Piñera, quien a mediados de noviembre se vio forzado a convocar a un plebiscito sobre una nueva Constitución.

Se proponen dos preguntas. Primero: "¿Quiere usted una nueva Constitución?" y las respuestas posibles serán "Apruebo" o "Rechazo".

La segunda será "¿Qué tipo de órgano debe redactar la Nueva Constitución?" y las respuesta son : la "Convención Constitucional" (órgano elegido por completo solo para esta ocasión) o "Convención Mixta Constitucional" (órgano integrado en partes iguales entre parlamentarios en ejercicio y constituyentes electos para esta ocasión).