China reforzará la apuesta por su mercado doméstico y las alianzas con países y regiones amigas como alternativa para superar la saga de sanciones de Estados Unidos y la crisis global, comentó la prensa local.

Un editorial del diario Global Times indicó que la guerra comercial lanzada por Washington en 2018 motivó la reorientación de las políticas económicas con el objetivo de estabilizar el crecimiento del país, lograr la autosuficiencia y el liderazgo en la innovación de productos y servicios de alta tecnología.

En ese sentido, Beijing invertirá más en sistemas innovadores y formación de talentos en el próximo quinquenio, mientras las empresas mantendrán el dinamismo gracias a la disponibilidad de una amplia fuerza laboral y capacidad de consumo interno, según comentar el medio cubano Granma.

Esa táctica –refirió el periódico– al mismo tiempo le serviría para convertirse en centro de referencia mundial en lo económico y tecnológico, con ventajas sobre competidores internacionales, a la vez que no significaría abandonar los negocios con socios extranjeros sino que se espera continuar la apertura a empresas de aquellos países y zonas unidas a China en el proyecto de la Franja y la Ruta.

Global Times aseguró que el Gobierno se anticipa así al impacto de una previsible recesión global producto de la pandemia de Covid-19 y también del desacoplamiento económico que promueve Estados Unidos.

' China necesita depender de su gran mercado doméstico para buscar fuerzas (…) debe asumir con determinación su destino en sus propias manos', acotó.

Asimismo, llamó a gigantes como Huawei, Alibaba, Tencent, Xiaomi y Sanan Optoelectronics a prepararse desde ya porque el futuro podría traer una división de los estándares tecnológicos en el planeta.

Aparte de esta estrategia, China recientemente restringió la exportación de sistemas y equipos con tecnología propia, en un esfuerzo por impulsar los avances científicos, la cooperación internacional en lo económico y tecnológico, y proteger su desarrollo.

En tanto, se conoció que el sector de servicios y el comercio de servicios, ambos en rápido desarrollo en China, se han convertido en nuevos motores de la economía del país asiático, según un informe publicado esta semana.

En 2019, el crecimiento del sector de servicios en China representó el 53,9% del producto interno bruto (PIB) del país, contribuyendo con el 59,4% al crecimiento económico general, según el informe publicado por la Asociación de Comercio de Servicios de China.

Los volúmenes de importación y exportación del comercio de servicios alcanzaron 5,42 billones de yuanes (USD790.000 millones), registrando un aumento del 2,8% interanual y ocupando el segundo lugar a nivel mundial por sexto año consecutivo, señaló el informe.

El informe también analiza en detalle la promoción de la apertura institucional en el sector y el comercio de servicios, así como el libre comercio de servicios a nivel bilateral y regional.