El gobierno chino aprobó la realización de pruebas clínicas de tres vacunas para el coronavirus, informó el Ministerio de Ciencia y Tecnología de ese país.

Según la agencia oficial china Xinhua, una vacuna basada en vectores de adenovirus, desarrollada por un equipo de investigación liderado por Chen Wei, miembro de la Academia de Ingeniería de China e investigadora del Instituto de Medicina Militar, fue la primera en ser aprobada para el ensayo clínico.

La primera fase de las pruebas clínicas se completó a finales de marzo, y la segunda comenzó el 12 de abril.

Se trata de la primera vacuna contra COVID-19 a nivel mundial que ingresa en la segunda etapa de ensayos clínicos, según la Organización Mundial de la Salud.

En comparación con la primera fase, en la segunda se elimina el límite de edad, con el fin de permitir la participación de voluntarios mayores de 60 años.

Como los ancianos representan un alto porcentaje de los pacientes con COVID-19 cuya condición llega a ser grave, la vacuna debe construir un escudo de seguridad para ellos, dijo Chen.

Los 108 voluntarios que completaron la primera fase de pruebas el 27 de marzo han finalizado la observación médica centralizada y están en buenas condiciones.

La segunda fase reclutará a 500 voluntarios e introducirá el grupo de control de placebo para evaluar en más detalle la inmunogenicidad y la seguridad de la vacuna. Hasta el momento, un total de 273 voluntarios habían sido inoculados, informaron las autoridades.