El Banco Popular de China (BPC) aplicó sus primeros recortes de tasas de interés desde enero, ante la ralentización en la recuperación de la economía nacional y la debilidad del sector inmobiliario.

Así lo indicó la institución en un comunicado en el que explica que la medida busca "mantener una liquidez razonable y suficiente en el sistema bancario", informa elEconomista.es

La rebaja afecta a dos de sus principales tasas de referencia para los préstamos a las entidades bancarias: es de 10 puntos básicos para los servicios de préstamo a mediano plazo (MLF) a un año y para los acuerdos de recompra inversa ("repos") a 7 días, situando a ambos tipos en nuevos mínimos históricos.

Las operaciones suponen una inyección de 400.000 millones de yuanes (unos 60.000 millones de dólares) vía MLF a un año con un interés del 2,75% y otros 2.000 millones de yuanes (296 millones de dólares) mediante "repos" a 7 días con un interés del 2 por ciento.

Sorpresa

Cabe recordar que las "repos" sirven al BPC para inyectar liquidez a corto plazo en el sistema bancario, mientras que los MLF son su principal herramienta para financiar a los bancos y sirven también de guía para los tipos de interés de referencia, denominados LPR (tasa referencial para créditos, por sus siglas en inglés).

El recorte de tipos se produjo justo antes de que se conocieran los datos que mostraron que los precios de la vivienda volvieron a caer en julio, mientras que la producción industrial y las ventas minoristas fueron más débiles de lo esperado. Los problemas a los que se enfrenta la economía han continuado hasta agosto, con algunos compradores de viviendas aún negándose a pagar hipotecas sobre viviendas sin terminar.

"Las operaciones anunciadas "satisfacen plenamente las necesidades de las instituciones financieras", señala el banco central en el comunicado.

Julian Evans-Pritchard, analista de la consultora británica Capital Economics consultado por la agencia EFE, consideró que los recortes de tasas son una "sorpresa", ya que la mayoría de los expertos pronosticaba que Beijing los mantendría sin cambios.

En los últimos meses, el BPC mantuvo sus reticencias a rebajar tipos pese al revés para la economía que supusieron los confinamientos y otras medidas contra el covid.

Confianza

La negativa del banco central venía dada por los temores a los riesgos de deuda, a una mayor presión a la baja sobre el yuan y al aumento del índice de precios al consumidor, apuntan desde Capital Economics, que considera que este giro se debe a la "débil inercia" de los indicadores económicos de julio y a la ralentización del crecimiento del crédito.

Para Evans-Pritchard, la baja de tasas no supondrá un cambio notable en las condiciones de liquidez debido a que los tipos interbancarios ya están por debajo de los del BPC, por lo que las entidades no presentan una gran demanda de financiación proveniente del banco central.

El experto sí que anticipa ahora una rebaja de la LPR -su próxima actualización está prevista para el próximo lunes, 22 de agosto-, lo que rebajará los intereses de los préstamos existentes y el precio de los nuevos créditos, aliviando así parte de la presión a la que se enfrentan las compañías más endeudadas.

Sin embargo, en su opinión, las rebajas de los tipos de interés podrían no ser suficientes para revivir el repunte del crédito, ya que la actual debilidad es "parcialmente estructural", derivada de la "pérdida de confianza en el mercado inmobiliario y la incertidumbre provocada por las constantes disrupciones causadas por la estrategia de 'covid cero' de China".