El vice primer ministro chino, Liu He, invitó a la delegación negociadora estadounidense a participar en una nueva ronda de consultas en Beijin, en busca de arribar a un acuerdo que ponga fin a la guerra arancelaria desatada el año pasado por el presidente de EE.UU. Donald Trump.

Así lo informó The Wall Street Journal citando a fuentes cercanas a la negociación que revelaron que la semana pasada, durante una conversación telefónica, el principal negociador comercial de China invitó al representante de Comercio de EEUU, Robert Lighthizer, y al secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, a mantener consultas en la capital china.

Lighthizer y Mnuchin aceptaron la invitación de viajar a China para las negociaciones, con la condición de que Beijing "se comprometa a proteger la propiedad intelectual, las transferencias forzadas de tecnología y las compras de productos agrícolas".

Previamente Lighthizer declaró que las partes estaban a punto de terminar algunas partes del acuerdo comercial, mientras Mnuchin indicó que los participantes de las consultas comerciales trabajan para acordar el texto de la primera parte del documento que se firmará por los líderes de EE.UU. y China el mes próximo, en un lugar todavía a designar.

Esta semana surgieron dudas luego de que Trump amenazara nuevamente con subir aranceles a productos chinos, y que trascendiera la exigencia de Beijing del quite total de esas tarifas sobre sus exportaciones antes de firmar un acuerdo.

Negociadores de ambos países mantuvieron la última ronda de consultas a principios de octubre pasado, como resultado de las cuales Washington decidió suspender el aumento de los aranceles comerciales sobre bienes chinos programado para el 15 de octubre.