El presidente de China, Xi Jinping, llamó a Washington a dialogar para evitar una guerra comercial e instó a los chinos a “ocupar el lugar que les corresponde en el mundo”, en el marco de su discurso de cierre de una histórica edición de la Asamblea Nacional Popular, en la que se aprobó su presidencia indefinida.

China “no constituye una amenaza para otros países” en su proceso de crecimiento, así como tampoco “quiere ver guerras comerciales con Estados Unidos”, dijo el líder chino en relación con el paquete de medidas arancelarias de 60 mil millones de dólares que se espera que el presidente de Estados Unidos Donald Trump anuncie este viernes.

Además, dijo que una guerra comercial con Washington “no tendría vencedores”, pues “las disputas deben ser resueltas con negociaciones, consultas y diálogo” e invitó a Washington para que “actúe racionalmente en lugar de obedecer al impulso de las emociones” evitando daños al comercio global.

En su discurso de cierre en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing ante 3.000 delegados, Xi subrayó que China ‘nunca buscará la hegemonía o se enzarzará en expansionismo’, y declaró que ‘sólo aquellos que están acostumbrados a amenazar pueden ver a cualquiera como una amenaza’, en referencia a las voces en Occidente que temen el ascenso económico del gigante asiático.

También habló del ‘rejuvenecimiento de la nación china’ y aseguró que el país cuenta con los medios para ‘ocupar el lugar que le corresponde en el mundo’.

En términos económicos, anunció que la economía “se abrirá aún más” a las inversiones extranjeras, sobre todo en el sector manufacturero y con la reducción de aranceles, precisó. El mandatario insistió en una mayor apertura de los mercados y otras reformas para revitalizar la economía dominada por el control estatal.

Más tarde, su premier, Li Li Keqiang, destacó que la economía china se va a abrir progresivamente aún más “a inversiones e importaciones”, sobre todo en sectores como finanzas, manufacturas, sanidad y educación. Y dejó entrever que Beijing permitirá al exterior acceder a una mayor porción de la torta económica china y que en estas circunstancias “la guerra comercial” con la que amenaza Trump, “no tiene sentido”.