El presidente chino, Xi Jinping, dijo en una reunión con el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, y el máximo responsable de Apple, Tim Cook, que su país se está embarcando en una reforma con una “determinación y vigor sin precedentes”.

A menos de una semana desde el comienzo de su segundo mandato de cinco años, los comentarios de Xi parecen indicar un cambio hacia una flexibilización de las restricciones para hacer negocios en China.

El país está “dispuesto a trabajar con Estados Unidos”, dijo Xi, según informaciones de la agencia oficial de noticias Xinhua, y agregó que está deseoso de recibir la visita del presidente Donald Trump, la próxima semana.

Aunque el uso de la plataforma de redes sociales de Facebook está bloqueado en China, Li y otros líderes de Gobierno han intensificado las promesas de abrir la segunda mayor economía del mundo a compañías extranjeras.

Xi habló del tema en un evento con miembros extranjeros del consejo asesor de la Facultad de Economía y Gestión de la Universidad Tsinghua. “China está dispuesta a trabajar con Estados Unidos para asumir una perspectiva a largo plazo, cuidar de los intereses mutuos y gestionar adecuadamente los desacuerdos y las contradicciones”, dijo.

“Tenemos una actitud optimista hacia las perspectivas de las relaciones entre China y Estados Unidos”, agregó el hombre fuerte de China, que la semana pasada alcanzó un estatus sólo comparable al de Mao Zedong en su momento. Xi dijo en su discurso que tiene ganas de recibir a Trump y subrayó que la visita -que se engloba en una gira del mandatario estadounidense por Asia entre el 3 y el 14 de noviembre- es una oportunidad de “solucionar correctamente las diferencias”.

Facebook lleva años censurado en China y hasta ahora no ha conseguido restablecer su negocio en el país, mientras que Apple está presionado en su segundo mercado más importante y pierde cada vez más participación en las ventas. China obligó a la empresa a bloquear sus ofertas de libros y películas online, así como programas especiales con los que se podían evitar los bloqueos en Internet establecidos por el país asiático.

En medio de los preparativos para el encuentro entre los máximos líderes de Occidente y Oriente, funcionarios de ambos países se reunieron para coordinar esfuerzos en materia de lucha antidrogas, informó la agencia de noticias EFE.

La reunión tuvo lugar una semana después de que Trump declarara una emergencia de salud pública en su país por el abuso de las drogas para el tratamiento del dolor.

“Hemos mantenido discusiones en profundidad con Estados Unidos en esta cuestión y hemos logrado resultados destacados”, aseguró en rueda de prensa la portavoz de la Cancillería china Hua Chunying, tras reunirse con el jefe antinarcóticos del Ministerio de Seguridad Pública, Liang Yun.

Trump subrayó la semana pasada que cuando visite China pedirá a Xi que se dé máxima prioridad a la lucha contra el fentanilo, un analgésico de polvo blanco que es entre 30 y 50 veces más potente que la heroína y que llega a Estados Unidos desde China y México.

Sobre esa sustancia, Hua señaló que China ha emitido una orden de prohibición de su producción y consumo y está cooperando con otros países en lucha contra su tráfico ilegal.