El gobierno chino rechazó las acusaciones lanzadas por EE.UU. en relación a las supuestas "prácticas ajenas al mercado" llevadas a cabo por el gigante asiático, y las calificó como "infundadas", según expresó el viceministro chino de Asuntos Exteriores, Le Yucheng, en una entrevista con el canal CGTN.

Consultado sobre las palabras de la representante de Comercio de EE.UU., Katherine Tai, relativas a la necesidad de cooperar con otras economías con ideas afines con el objetivo de contrarrestar las políticas económicas de China, Le Yucheng, declaró que, si bien había "elementos positivos" en sus declaraciones, Beijing "rechaza firmemente sus acusaciones infundadas".

Al mismo tiempo, el viceministro chino de Exteriores recalcó que considera imposible la separación de las economías de ambos países, cuya interdependencia sigue creciendo pese a los intentos de EE.UU. de desvincular su desarrollo económico de las importaciones desde China.

Cooperación

Asimismo, subrayó que "China y EE.UU. son una comunidad indivisible con intereses comunes", y que "pese a los intentos por parte de EE.UU. de separarse e interrumpir la cadena de suministros y el impacto del covid-19, el comercio bilateral creció en cualquier caso casi un 9% en 2020".

En los primeros 8 meses de este año, el comercio bilateral alcanzó un total de 470.000 millones de dólares, lo que representa un crecimiento del 36,6 % con respecto al año pasado. Según Le Yucheng, que cita los datos de un informe de la agencia de calificación estadounidense Moody's, la "guerra comercial" contra China le costó a EE.UU. 300.000 puestos de trabajo, mientras que cada familia estadounidense perdió unos 600 dólares.

"Esperamos que el Gobierno de EE.UU. cambie de curso de verdad y trabaje con el sector empresarial para convertir la cooperación económica y el comercio en un 'rompehielos' en las relaciones entre China y EE.UU.", concluyó Le Yucheng.