El balance comercial de China alcanzó un superávit de USD535.000 millones en 2020, la cifra anual más alta desde 2015, a pesar de la pandemia y la guerra comercial con Washington.

Según los últimos datos publicados por la agencia aduanera china, las exportaciones crecieron el pasado mes de diciembre un 18,1 % en comparación con el mismo mes un año antes, una cifra superior al 15 % pronosticado pero aún así más modesta frente al incremento de 21,1 % registrado en noviembre, informó el sitio web RT.

Las importaciones, por el contrario, se aceleraron en diciembre hasta un 6,5% interanual superando tanto el 5% de crecimiento esperado como el aumento del 4,5% registrado en noviembre.

El superávit comercial sumó USD78.170 millones solo en el último mes del año pasado, el incremento más grande desde el 2007.

En el transcurso de todo el año, las exportaciones chinas crecieron un 3,6 % mientras que las importaciones se contrajeron un 1,1 por ciento.

Los economistas explican que esto fue posible gracias a que los exportadores chinos pudieron sacar provecho de la temprana reapertura de la economía tras el cierre por el covid-19, así como la demanda global de máscaras u otros productos relacionados con la pandemia.

A pesar de la prolongada guerra comercial con Washington, Beijing registró en diciembre pasado un superávit de USD3.000 millones en el comercio bilateral con el país norteamericano,.