La Policía de París detuvo a más de cien personas en una manifestación de los "chalecos amarillos" celebrada a la par de otras dos protestas, una en defensa del clima y otra contra la reforma de las jubilaciones. En medio de un gran dispositivo de seguridad que blindó la capital gala -el Gobierno desplegó 7.500 policías-, los agentes recurrieron a gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes, que se dirigían hacia la avenida de los Campos Elíseos, donde en anteriores marchas saquearon y destruyeron comercios. Pese a las detenciones, una vocera de la Policía, Laetitia Vallar, subrayó que "la calma reina en las calles de París" y que "solo hubo algunas acciones espontáneas", según la cadena de televisión privada BFM TV. Los chalecos amarillos se concentraron en varios puntos de la ciudad como en la plaza de la Madeleine. La movilización de los chalecos amarillos coinciden con una manifestación convocada por el Frente Obrero contra una nueva reforma del sistema jubilatorio.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos