Guatemala vivía este sábado una jornada de tensión, con manifestantes que atacaron la sede del Congreso en medio de una pacífica protesta callejera contra el Presupuesto sancionado por el parlamento y la inédita recomendación del vicepresidente Guillermo Castillo al presidente Alejandro Giammattei de que ambos renuncien a sus cargos.

Solo ayer hubo 17 convocatorias de diferentes organizaciones a manifestaciones en diversos puntos del país, en protesta por la “aprobación exprés” del Presupuesto para 2021 por parte del Congreso, según el diario local El Periódico.

La Corte de Constitucionalidad (CC) concedió esta mañana un recurso de amparo presentado por dos ciudadanos contra Giammattei, a quien obligó a “preservar el orden público” y permitir “tanto el derecho a manifestarse como también el derecho a la libre locomoción de personas y vehículos”.

Esta tarde, varias personas rompieron ventanas del Congreso y lanzaron artefactos que incendiaron el interior del edificio, según el diario Prensa Libre. El fuego llegó a varias oficinas y destruyo moviliario del parlamento, que luego fue apagado por el cuerpo de bomberos voluntarios. 

El mismo medio reveló esta mañana que Castillo le propuso a Giammattei que ambos dejen sus cargos “por el bien del país”, ante las persistentes divergencias entre ambos.

El vicepresidente propuso esa solución a fin de descartar “ideas sediciosas”, como un golpe de Estado, y aseguró que no quiere asumir el cargo de Giammattei, pero aclaró que no renunciará si no lo hace también el mandatario.

Castillo agregó que le propuso a Giammattei que vete el Presupuesto sancionado y lo devuelva al Congreso porque tiene “anomalías”, y calificó al jefe del Estado como “alguien que posiblemente ha hecho mal las cosas”.

 
 

El repudio por la aprobación fugaz del Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado para el año 2021, por 116 de 160 diputados, provocó fuertes críticas por parte de diferentes sectores de la sociedad deja de lado el combate a la pobreza y desnutrición infantil que afecta a alrededor del 50% de los niños menores de cinco años.

Sólo un 4% del mayor presupuesto en la historia de Guatemala con casi 13.000 millones de dólares, está destinado a la "lucha contra el hambre".  También redujeron la partida de Derechos Humanos, salud y educación, mientras que la mayoría de fondos están dirigidos a infraestructura y a aumentar la dieta de los congresistas y otras áreas gubernamentales

En paralelo, mientras cientos de manifestantes tomaban el Congreso, otros miles de guatemaltecos se congregaron pacíficamente contra Giammattei frente al Palacio Nacional de la Cultura (casa Gobierno).

El presidente reaccionó mediante un mensaje en sus redes sociales, en el que indicó que “se tiene el derecho de manifestar conforme la ley” pero que tampoco pueden permitir que se "vandalice con la propiedad pública o privada”.