El crecimiento de la zona euro fue mayor de lo esperado en el segundo trimestre, según estimaciones de la oficina de estadísticas europea Eurostat, en una señal de que el efecto negativo de las tensiones en el comercio mundial podría no notarse en lo inmediato, aunque persisten dudas a futuro.

Aunque la economía creció un 0,4% en el segundo trimestre, por encima de las expectativas de un 0,3%, la producción industrial en el bloque monetario de 19 países cayó con fuerza en junio, empujada por un descenso en la inversión en maquinaria y equipos, dijo Eurostat en un comunicado.

La estimación preliminar de un crecimiento trimestral del 0,4% fue superior en una décima a su previsión anterior. La agencia también revisó levemente al alza el crecimiento interanual, a un 2,2%, desde su estimación previa de un 2,1 por ciento.

La modificación se conoció después de que Alemania, la mayor economía del bloque, anunciara un crecimiento del 0,5%, mejor de lo esperado, en el segundo trimestre, impulsado por el consumo y el gasto estatal, lo que podría indicar el comienzo de un cambio del modelo económico del país.

Pero Eurostat también dijo que la producción industrial del bloque cayó un 0,7% en junio con respecto al mes anterior, registrando un descenso mayor al esperado, ya que los economistas esperaban una caída del 0,4 por ciento.

La producción mensual de Alemania cayó un 0,6% en junio después de un crecimiento del 2,4% en mayo, dijo Eurostat.

La caída de la producción se debió principalmente a una baja del 2,9% en la producción de bienes de capital, como maquinaria, en una señal de que las empresas podrían estar preparándose para una ralentización del crecimiento en los próximos meses. Algo que dependerá de la marcha de la "tregua" en la disputa arancelaria pactada con Estados Unidos semanas atrás.

La producción de bienes de consumo e intermedios también cayó, mientras que la producción de energía aumentó un 0,5% desde mayo.