La crisis económica ocasionada por la pandemia de coronavirus golpeará "con especial dureza" a las personas jóvenes en todo el mundo, alertó la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 

En el informe "Las consecuencias económicas de la crisis del Covid-19: Un duro golpe para los trabajadores jóvenes", la OIT enumera cinco razones por las que esa población padecerá las secuelas de la enfermedad. La principal es que ya de por sí resistían en un mundo laboral que no les ofrecía condiciones dignas.

De acuerdo con un artículo elaborado por Susana Puerto, investigadora y especialista de la OIT en empleo juvenil, y Kee Kim, especialista de la OIT en políticas macroeconómicas y de empleo, el escenario laboral en el que se enfrenta la crisis sanitaria del coronavirus tiene condiciones en las que los jóvenes son los más desfavorecidos por las siguientes razones:

1-  Los primeros que pierden el empleo. En una recesión económica, los jóvenes "suelen ser los primeros en ver recortadas sus horas de trabajo o ser despedidos", apuntan los especialistas de la OIT.

Luego, su falta de contactos y de experiencia les dificulta encontrar un trabajo formal con condicionas dignas. Muchos terminan aceptando un empleo "sin protección jurídica o social"

2- La informalidad, otro virus. En el mundo, tres de cada cuatro jóvenes trabajan en la economía informal, según la OIT. La agricultura, pequeñas cafeterías o restaurantes son algunos de los empleos en los que más los contratan. Con los salarios que puedan recibir en esos trabajos, en los que además no les proveen de prestaciones, "sus ahorros son escasos o nulos".

Si se le suma que muchos de los establecimientos en los que trabajaban están cerrados, "no pueden permitirse quedarse confinados" y muchos deben salir a buscar empleo.

3- Sin seguridad social: "Muchos trabajadores jóvenes tienen una 'forma atípica de empleo'", considera la OIT. Por ejemplo, a tiempo parcial, temporales, o en plataformas digitales.

"Estos trabajos suelen estar mal pagados, tener horarios irregulares, gozar de escasa seguridad en el empleo y de escasa o nula protección social". Es decir, no cuentan con licencias remunerada, cotizaciones jubilatorias o licencias de enfermedad, por mencionar algunas.

4- Mujeres, las más afectadas. Gran parte de las personas jóvenes trabajan en sectores e industrias "especialmente afectadas por la pandemia de CovidD-19". Como ejemplo, la OIT expone el caso de la Unión Europea, donde en el 2018 aproximadamente uno de cada tres jóvenes laboraba en el comercio, la hotelería y restaurantes.

Sus funciones eran de asistentes en tiendas, cocineros, camareros, entre otros. "Precisamente, las actividades que se prevé serán las más afectadas por la crisis", advierten Puerto y Kim.

El organismo internacional reconoce que las mujeres jóvenes se verán más afectadas, pues representan más de la mitad de las personas menores de 25 años empleadas en esos sectores.

5- La automarización ya llegó. Frente a los demás grupos de edad, el grupo de los trabajadores jóvenes es el más amenazado por la automatización, enfatiza la OIT. Un reciente estudio de ese organismo indica "que el tipo de puestos de trabajo que ocupan tiene más probabilidades de automatizarse total o parcialmente".

La emergencia por la COVID-19 afectará a todas y todos. Pero "es probable que los jóvenes se vean especialmente perjudicados". Por ello, la OIT hace un llamado a los líderes mundiales a elaborar medidas de apoyo y estímulo para esa población, ya sean asalariados o emprendedores.

"El aumento del desempleo juvenil no sólo perjudica a los interesados, sino que acarrea también un elevado costo a largo plazo para las sociedades... Si se ignoran los problemas específicos de los trabajadores jóvenes se corre el riesgo de desperdiciar talento, estudios y formación, por lo que las consecuencias del brote del Covid-19 podrían prolongarse durante décadas", advierten los especialistas de la OIT.