Los riesgos derivados de eventos meteorológicos extremos todavía no son tomados en cuenta por los mercados financieros y quienes invierten en energía deberían planificar teniendo en cuenta los riesgos climáticos para evitar eventos extremos, señaló una nueva investigación de la Universidad de California-Davis.

El artículo “Las finanzas en sector de energía deben tomar en cuenta el riesgo de climas extremos” fue publicado esta semana en la revista Nature Energy.

“Si el mercado no hace un mejor trabajo en cuanto a tomar en cuenta el clima, podríamos tener una recesión como nunca antes la habíamos visto”, dijo Paul Griffin, autor del estudio y profesor de contabilidad de posgrado de la Facultad de Administración de esa Universidad.

El mensaje central es que hay demasiado riesgo no contabilizado en el mercado energético. “El riesgo no contabilizado fue la principal causa de la Gran Recesión de 2007-2008”, dijo Griffin. “En este momento, las compañías energéticas asumen gran parte de este riesgo. El mercado tiene que evaluar mejor e incluir un riesgo de clima extremo en los precios de los valores”, añadió.

Por ejemplo, las temperaturas excesivamente altas pueden abrumar y cerrar vastas partes del suministro energético, y afectar a otros servicios como la entrega y transporte de agua, lo que a su vez perjudica a negocios, familias, ciudades y regiones enteras, en ocasiones de forma permanente. Todo esto ejerce presión sobre economías locales y más amplias, según el estudio.