El Parlamento griego aprobó la limitación de las manifestaciones callejeras. Frente a esta nueva medida, miles de manifestantes se enfrentaron con la Policía en Atenas en medio de las protestas que reprochaban el nuevo proyecto de ley. 

Alrededor de 10.000 ciudadanos se concentraron en la capital griega. La convoccatoria se realizó en las cuadraas del Parlamento en la plaza Syntagma, donde un grupo de manifestantes aprovechó para arrojar cócteles molotov, piedras y botellas a los agentes de seguridad, que respondieron con el lanzamiento de gases lacrimógenos y granadas aturidoras.

No fue el único sitio donde se observaron este tipo de protestas. En otros 40 municipios, incluida la segunda mayor ciudad del país, Salónica, también se registraron enfrentamientos violentos. 

"El derecho a manifestarse pacíficamente debe ser protegido pero esto se debe hacer de una manera que no interrumpa la actividad de una ciudad entera", dijo el primer ministro Kyriakos Mitsotakis al Parlamento en el segundo y final día de debates sobre el borrador propuesto.