Brasil registró este miércoles un segundo récord consecutivo de muertos por coronavirus (Covid-19), con 1.910 decesos en 24 horas, lo que amanenaza a un colapso del sistema hospitalario, con la posibilidad imponer nuevas medidas de aislamiento, sumado a una nueva cepa del virus potencialmente peligrosa, temida a nivel mundial.

La variante P.1 del SARS-CoV-2 es originaria de Manaos, capital de Amazonas, que fue detectada por primera vez en Japón, y ya se se encuentra por lo menos en 18 estados brasileños y en 29 países, podría ser el doble de transmisible y contagiar hasta el 61% de los pacientes ya recuperados por coronavirus, según informó el sitio RT.

Nueva cepa de Covid en Brasil

Según los expertos, la propagación rápida y el número de contagios que hoy sufre el país vecino se debe a la nueva cepa instalada. 

Brasil es el segundo país con más muertos por el coronavirus y en las últimas 24 horas registró un récord de 1.641 fallecidos. En total, hay 10.587.001 infectados y 255.720 muertes por el coronavirus.

Eduardo Pazuello, ministro de Salud brasileño, aseguró que la variante podía ser hasta tres veces más contagiosa

En esa línea, un informe publicado en el Imperial College London, calculó que esta nueva cepa es entre 1,4 y 2,2 veces más contagiosa que el linaje original.

Vuelos restringidos procedentes de Brasil en varios países del mundo

Para evitar la propagación de esta nueva cepa pontencialmente peligros, diferentes países como Italia, Reino Unido o EE.UU. restringieron los vuelos procedentes de Brasil.

Reino Unido comunicó que registró seis casos con la cepa brasileña, sin embargo, intentaron buscar a la persona que importó el virus, pero no lograron localizarla.

"El mundo está asustado"

Brasil transita su peor momento desde el inicio de la pandemia. Desde hace una semana resgistra más de 1.000 muertos por día y al menos 10 capitales presentaban un 90% de ocupación de sus Unidades de Cuidados Intensivos (UTI).

Este hecho llevó a varios gobernadores y alcaldes a decretar nuevas medidas de cuarentena para evitar el colapso.

El más reciente fue el estado de Sao Paulo donde su gobernador Joao Doria advirtió que el sistema hospitalario "está al borde del colapso" y decretó la vuelta a la "fase roja" de restricciones: cierre de toda actividad, salvo los servicios esenciales, como salud, alimentación y transporte.

Esta situación también empujó al gobernador de Rio Grande do Sul, Eduardo Leite, a lanzar una petición desesperada este miércoles, en una reunión con otros representantes estatales. 

"Queridos, el mundo está asustado con la nueva variante brasileña del coronavirus. ¿No sería el momento para que hubiese un esfuerzo diplomático con otros países para que Brasil consiguiese vacunas de emergencia?", planteó.

Médicos deben elegir a quién atender

Río Grande do Sul, estado fronterizo con la provincia de Corrientes y con Uruguay, detectó al menos 21 casos de la cepa amazónica de coronavirus y se encuentra en colapso hospitalario, con una fila de espera en la cual los médicos de terapia intensiva deben elegir entre los pacientes que pueden tener acceso, reconocieron hoy las autoridades.