El Senado de Colombia dio el primer paso a una reforma tributaria sin contar con la presencia de la oposición, que ahora debe ser confirmada por Diputados. Entre los puntos que aparecen en la nueva propuesta tributaria está la devolución del IVA a los ciudadanos con rentas más bajas --unas 2,8 millones de familias- y la reducción de impuestos de los pensionistas en materia de salud que irá bajando de manera gradual del 12 al 8 por ciento hasta llegar al 4. De acuerdo con el Ministerio de Hacienda, el objetivo de la nueva reforma es fortalecer el crecimiento de la economía, la inversión, la creación de empleo y, en definitiva, mejorar las condiciones de vida de los colombianos, con el fin de reducir la pobreza y establecer un mejor marco fiscal acorde con la situación económica del país.