Desde hace casi una semana el crucero Diamond Princess se encuentra varado en el puerto de Yokohama, en la costa de Japón. Se trata del mayor foco de coronavirus fuera de China: ya suma 130 casos confirmados de la enfermedad entre las 3.700 personas a bordo, y permanecerá en cuarentena hasta el 19 de febrero luego de que un pasajero fuera diagnosticado al desembarcar en Hong Kong.

Mientras tanto, pasajeros y tripulantes a bordo intentan mantener la calma: han recibido medicación, comida y los elementos necesarios para evitar el contagio por vía aérea, pero el encierro y la desesperación hacen que se vuelva fundamental encontrar una manera de entretenerse hasta que llegue el día de bajarse del barco.

Una pareja de australianos dio la nota en las redes sociales al mostrar cómo es el día a día a bordo del Diamond PrincessJan y Dave Binskin comenzaron bromeando a fines de enero con fotos en las que usan servilletas de tela a modo de barbijo, pero con el pasar del tiempo la cosa se puso más seria. "Nos dejan salir cada 4/5 días para una caminata de una hora en la cubierta", contaron.

Pero el aburrimiento se convirtió en su peor enemigo. Si bien los Binskin tienen un balcón que da al mar, con el correr de las horas el paisaje pierde su atractivo. "Nuestra vista para los próximos 13 días, o tal vez 28, ya que acaban de encontrar otros 10 positivos y los están llevando a tierra", lamentaron el 6 de febrero, ni bien inició la cuarentena.

Sin embargo, llegó la tan esperada salvación. Ese mismo día se comunicaron con el Naked Wine Club, al que pertenecen, y pidieron que les hagan llegar dos botellas de vino con un drone. Y lo lograron: "Naked Wine Club, son increíbles. Acabamos de recibir el primer envío, gracias a Dios por los drones. El guardacosta japonés no entendía lo que estaba pasando", publicó Dave junto a una foto de las botellas de Pinot Noir y sus respectivas copas.

Además, para que su esposa Jan se entretenga, Dave pidió unas agujas de tejer. Por otra parte, contó que la empresa avisó a los pasajeros que "van a reembolsar" el valor del crucero "más cualquier costo" que hayan hecho durante el viaje, e incluso les ofrecieron un nuevo crucero por el mismo costo.

En cuanto a los nuevos casos de coronavirus hallados dentro del navío, aseguraron que "es como una ruleta rusa" y que esperan no tomar "el arma cargada". En tanto, también mostraron que les han hecho llegar barbijos más sofisticados para evitar el contagio, y una gran cantidad de botellas de agua.

¿Qué se come dentro del barco?

Otro de los pasajeros decidió tomarse la complicada situación con humor para poder sobrellevar los nervios y, desde Twitter, el norteamericano Matthew Smith, de 57 años, muestra los manjares que les sirven en el crucero.

Los pasajeros pueden elegir comida del menú, que reciben tres veces al día. Entre los platos hay pasta, legumbres, ensaladas, postres y típicos productos japoneses, como un yogurt con aloe vera. También reciben medicación, agua embotellada, gaseosas y toallas limpias.

A pesar de todo, Smith parece estar muy conforme con el servicio del barco. "No le creo a la pareja de luna de miel que preferiría estar en un hospital en Estados Unidos. Deberán arrastrarme fuera del barco cuando termine la cuarentena", bromeó al publicar una foto de salmón ahumado, una especie de wok y porciones de torta de chocolate. Otros platos del menú incluyen pollo, goulash, ensalada de cangrejo, curry vegetariano, camarones y hasta sopa fideos envasada.