España rompió un nuevo récord diario de víctimas fatales al alcanzar las 950 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas. De esta manera, el total de fallecidos llega a 10.003, mientras los contagios volvieron a aumentar hasta llegar a los 110.238 enfermos. Las autoridades aseguran que lograron estabilizar la curva y que "el número de casos diarios se ha ralentizado".

El número de infectados por Covid-19 aumentó en 8.102 personas en un día, lo que representa un incremento del 8%, un porcentaje similar a los días previos. En contraste, la semana pasada el país ibérico tuvo un alza de 20%, y los expertos del gobierno consideran esta baja una señal de estabilización.

Por otro lado, la cifra de pacientes que requieren atención en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) se elevó a 6.092, frente a los 5.607 del día anterior, según el último balance del Ministerio de Sanidad español.

Desde una perspectiva más positiva, el número de personas curadas se incrementó en más de 4.000 personas en las últimas 24 horas, y sumó un total de 26.743 pacientes, lo cual significa un 18% de los diagnosticados. Sin embargo, este número no representa a la cantidad real de casos, ya que por el colapso del sistema de salud y la expansión del virus no se puede testear a todas las personas enfermas.

"En los últimos días, el número de casos diarios se ha ralentizado. España es el segundo país (después de Italia) con el mayor número de casos en Europa", reiteró hoy el Ministro de Sanidad español, Salvador Illia, en una comparecencia en la comisión de sanidad el Congreso de los Diputados de Madrid.

Illia admitió que "cuando hablamos de fallecidos no hay datos buenos, pero la curva se ha estabilizado" y "empezamos también la fase de ralentización”.

El ministro aseguró que ya está dando resultados el estado de alarma y confinamiento de la población en el que todo el país se encuentra desde hace 18 días, que fueron medidas excepcionales adoptadas por el gobierno con el objetivo de controlar la pandemia.

Illia argumentó que “para evitar que el sistema fuera incapaz de absorber nuevos casos, era necesario disminuir los ingresos hospitalarios. La forma más efectiva fue limitar todos los movimientos, salvo las actividades esenciales".

"Llevamos tres días desde que la medida entró en vigor y los datos nos dicen que la movilidad se está reduciendo”, añadió, refiriéndose al endurecimiento de las medidas de confinamiento que entró en vigor esta semana, y que impide toda actividad productiva que no sea esencial.

El gobierno español trabaja con la hipótesis de un escenario de empeoramiento de la presión sobre el sistema sanitario en los próximos días.

En la Comunidad de Madrid, donde comenzó el brote más importante de la pandemia, los datos de ingresos en terapia intensiva muestran una estabilización, en torno a los 1.500 pacientes, que mantiene al límite la actual capacidad del sistema, mientras en Cataluña, los ingresos siguen subiendo de forma constante hasta superar los 1.850, según el último balance de Sanidad.