Los partidos británicos entraron en la campaña para las elecciones generales del 12 de diciembre, con las que esperan resolver la parálisis del Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea ( UE), pero de las que puede salir otro Parlamento igual de fragmentado que el actual. Un informe divulgado hoy por el grupo "Best of Britain", que hace campaña contra el Brexit, reveló que los conservadores del primer ministro Boris Johnson no llegarían a la mayoría parlamentaria si el 30% de los electores pro europeos vota de forma táctica en estas elecciones.

Los diputados dieron anoche luz verde a este adelanto electoral, después de que el proceso del Brexit entrase prácticamente en un callejón sin salida, ante la falta de avances en una Cámara baja fragmentada y con un Gobierno sin mayoría parlamentaria. El proyecto de ley sobre el adelanto de las urnas entró hoy en la Cámara de los Lores (alta) y se espera que cumpla el trámite parlamentario antes del 6 de noviembre, cuando el Parlamento quedará disuelto una vez que la reina Isabel II sancione esa legislación.

El líder laborista, Jeremy Corbyn aprovechó la última interpelación al premier para hacer hincapié en la crisis de la Sanidad por "la falta de médicos y de enfermeras" y por unas "excesivas listas de espera para gente enferma".