Tras una jornada electoral de 16 horas que se encaminaba a una baja participación, los italianos concurrieron hoy a las urnas en medio de algunos retrasos y complicaciones para elegir un nuevo gobierno.

En una jornada de votación que se había iniciado a las 7 (las 3 en la Argentina), las urnas se cerraron a las 23 (las 19 en la Argentina), a la espera del escrutinio que dará el nuevo gobierno para el país.

Sin grandes incidentes, y con una participación que a las 19 aparecía algunos puntos debajo de los comicios anteriores, las elecciones tuvieron algunos retrasos y complicaciones por problemas con las boletas que se solucionaron en las primeras tres horas.

Las primeras proyecciones oficiales empezarán a cargarse en la web del Ministerio del Interior pasada la medianoche local, aunque la asignación de bancas mixta entre los sistemas proporcional y mayoritario puede retrasar la lectura de los resultados. 

La elección, la primera que se hace con la ley electoral Rosatellum bis, definirá los nombres de los 630 diputados y 315 senadores que formarán la XVIII Legislatura del país, encargada de formar el próximo gobierno.

De acuerdo a las encuestas previas, la coalición de cuatro partidos de centroderecha que incluye al ex premier Silvio Berlusconi aparecía como favorita, aunque el Movimiento Cinco Estrellas sería la fuerza más votada a nivel individual.

En Italia, 46.604.925 ciudadanos mayores de 18 años estaban convocados a elegir Diputados y 42.871.428 mayores de 25 podían votar por Senadores

Además, una vez que cerraron las urnas se escrutarán los votos de los más de cuatro millones de italianos que estaban llamados a votar desde el exterior, incluidos 804.000 desde Argentina, entre el 14 de febrero y el 1 de marzo.