Más de una docena de aviones que transportaban fuerzas de paz rusas se dirigieron a la disputada región separatista de Nagorno Karabaj para hacer valer el acuerdo de alto el fuego firmado entre Armenia y Azerbaiyán que, a diferencia de los anteriores, se cumple hasta el momento sin incidentes.

Como parte del cese de hostilidades que comenzó a regir a las 18 de ayer de Argentina, Rusia enviará a la zona 1.960 soldados armados, 90 vehículos blindados y 380 vehículos de motor y unidades de equipo especial, según anunció la Cancillería de ese país.

Estas fuerzas de pacificación se desplegarán "a lo largo de la línea de contacto que divide a las zonas bajo control azerí de las que quedaron en manos armenias en Nagorno Karabaj y a lo largo del corredor que conecta Nagorno Karabaj de la República de Armenia", precisó el presidente ruso Vladimir Putin.

Los soldados permanecerán allí durante cinco años que se prorrogarán automáticamente por otros cinco, a menos que Armenia o Azerbaiyán notifiquen su intención de rescindir esta cláusula.

Azerbaiyán conservará el conjunto de los territorios reconquistados en Nagorno Karabaj, empezando por la ciudad histórica y estratégica de Shusha, ubicada en la ruta que une Armenia con la capital separatista, Stepanakert, indicó la agencia de noticias AFP.

Además, Armenia debe entregar otros distritos que eran controlados desde los años 90 por sus fuerzas: Kalbajar antes del 15 de noviembre de 2020, Agdam antes del 20 de noviembre de 2020 y Lachín antes del 1 de diciembre de 2020.

"Tomé una decisión muy difícil para mí y para todos nosotros", escribió en su página de Facebook el primer ministro armenio, Nikol Pashinian, al informar sobre el acuerdo basado "en un profundo análisis de la situación militar" en la zona.

Miles de manifestantes se movilizaron a la casa del premier, a la sede de Gobierno e ingresaron al Parlamento para protestar contra el acuerdo, que consideraron una concesión a Azerbaiyán.

El mandatario azerbaiyano, Ilham Aliyev, se mostró exultante: "Obligamos (a Pashinian) a firmar el documento, esto equivale a una capitulación. Dije que expulsaríamos (a los armenios) de nuestra tierra como perros, y lo hicimos".