El Senado de Estados Unidos confirmó ayer a Gina Haspel como próxima directora de la Agencia Nacional de Inteligencia (CIA), por lo que será la primera mujer en llegar a ese cargo, tras semanas de reticencias por los vínculos de la candidata con un programa de torturas practicado durante el Gobierno de George W. Bush (2001-2009).

Con 54 votos a favor (incluyendo a varios demócratas) y 45 en contra, Haspel, quien tiene una larga trayectoria en la inteligencia estadounidense, se convirtió ayer en la primera mujer designada para dirigir la CIA.

La nueva directora, de 61 años, fue durante 33 años una agente encubierta de la Agencia Central de Inteligencia.