El primer ministro británico Boris Johnson difundió  los detalles técnicos del plan que prevé relajar las condiciones de confinamiento desde el miércoles, centralmente en Inglaterra, ya que las autoridades de Gales, Escocia e Irlanda del Norte desestimaron aplicarla en esos territorios.

Downing Street publicó un documento de 50 páginas con el detalle sobre lo anticipado por Johnson el domingo en televisión. Entre las recomendaciones, apareció por primera vez la sugerencia para que los ciudadanos se cubran el rostro en espacios cerrados en los que no sea posible mantener la distancia de seguridad con otras personas, y cuando entren en contacto con individuos con quienes no conviven.

También se podrá hacer ejercicio al aire libre de forma ilimitada, tomar sol, conducir a destinos alejados, bañarse en el mar o los lagos, incluso jugar al tenis o al golf entre integrantes de un mismo hogar. 

Pero Johnson pidió evitar el transporte público, donde el gobierno aconseja ahora cubrirse la cara, al igual que en los comercios, pero sin obligar a llevar mascarillas quirúrgicas.

"En este momento, no podemos ir más allá de anunciar la primera modificación cautelosa de nuestras medidas", dijo Johnson en relación al regreso de los empleados de sectores como la manufactura, la construcción, la logística y la distribución en Inglaterra, según consigna la agencia EFE. Pero muchas empresas afirman no saber cómo adaptarse al distanciamiento y los sindicatos se oponen a que los empleados regresen hasta que se garantice su seguridad. Entre esos trabajadores figuran los menos calificados -albañiles, guardas de seguridad, taxistas, cocineros o vendedores- que tiene mucho mayor riego de morir debido al coronavirus, según un estudio de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

"El escenario es diverso en las regiones y naciones del Reino Unido, por lo que algunas partes del país quizás necesiten estar más tiempo en confinamiento", dijo en relación a los gobiernos regionales que resolvieron no adherir.

"Cualquier divergencia debería ser solo a corto plazo. Como primer ministro del Reino Unido, no tengo dudas de que debemos vencer juntos esta amenaza y afrontar el reto de la recuperación", agregó.