Bélgica se prepara para abrir en la próxima semana, bares y restaurantes, después de atravesar más de dos meses cerrados por la pandemia de coronavirus, y el Gobierno da el visto bueno a la iniciativa de la asociación de bares y cantinas: dos bebidas por el precio de una.

El movimiento, apodado “Hora de la ayuda”, en contraposición a la acostumbrada “hora feliz” que dejaban ver muchos negocios antes de la crisis sanitaria por el arribo del Covid-19, impulsa a los amantes de la cerveza que "tomen una por el precio de dos" para apoyar a sus locales favoritos.

“Ahora que los bares están por reabrir lentamente después de que tuvieron que cerrar durante meses, es hora de devolver el favor”, subrayaron desde la federación belga de bares y cantinas para promover la campaña “Helpy Hour” en lugar de la “Happy Hour”.

En tanto, los bares y restaurantes de Bélgica podrán reabrir a partir de este lunes bajo condiciones estrictas, con mesas separadas por lo menos 1,5 metros entre sí y un máximo de 10 personas por mesa.

Sin embargo, ordenar y beber en el bar no será posible y los camareros tendrán que usar mascarillas.

En este sentido, la presidenta de la federación, Diane Delen, anticipóque las medidas draconianas reducirán la asistencia a estos negocios en "al menos dos tercios".

"La iniciativa de “hora de la ayuda” permitirá a los propietarios de bares soportar el impacto de la crisis económica provocada por el virus. No creo que los belgas se alegren de ver desaparecer sus queridas cantinas”, destacó Delen a la agencia AP.

“Es una medida temporal que ayudará a evitar una avalancha de quiebras y una vez que todo vuelva a la normalidad, los clientes estarán satisfechos porque volverán las horas felices”, sentenció.