El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo ayer respaldar un "dólar fuerte", y con ello motivó de inmediato una valorización del billete verde, afectado por declaraciones contradictorias del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

"En última instancia, yo quiero ver un dólar fuerte", dijo Trump a la red CNBC desde Davos, Suiza, para comentar que las declaraciones de Mnuchin fueron "tomadas fuera de contexto".

Instantes más tarde, en los mercados cambiarios el dólar operaba en valorización, recuperándose de la fuerte caída sufrida en la víspera.

El euro, que llegó al valor de 1,25 dólares a primera hora del jueves, bajó a 1,2412 dólares apenas Trump hizo esos comentarios. Durante una participación en el Foro Económico Mundial, que se realiza en Davos, Mnuchin había generado una verdadera oleada de pánico en mercados financieros al sugerir que era favorable a un "dólar frágil".

"Obviamente un dólar frágil es bueno para nosotros, porque tiene que ver con el comercio y las oportunidades", había dicho Mnuchin.