El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, calificó la reunión que mantuvieron el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, de “una gran victoria para Washington, Pyongyang y Seúl y un avance para la gente del mundo entero”.

En el comunicado, publicado en la red social Facebook, Moon aseguró que Corea del Sur ahora también “seguirá un nuevo camino”. “Dejaremos atrás los tiempos oscuros de la guerra y conflictos y daremos inicio a una nueva historia de la paz y la cooperación”, dijo. Moon subrayó que, como presidente de la República de Corea, hará todo para “garantizar que se establezca una paz permanente en la península de Corea y una nueva época de prosperidad y coexistencia”.